Home » Noticias »

La inversión profesional sigue subiendo en 2016

El nuevo informe de Inversión nacional  analiza la evolución de los distintos sectores profesionales inmobiliarios, así como sus perspectivas a 24 meses. Focalizado en los mercados de Madrid y Barcelona, pero con una perspectiva de contexto europeo, el informe apunta la tipología de productos con más potencial de cada sector a medio-largo plazo.

Según apunta el nuevo informe de Inversión nacional, en los últimos años en Europa se han sucedido una serie de acontecimientos, tanto políticos como sociales, que han influido mucho en la inversión inmobiliaria como, por ejemplo, el Brexit o los atentados de París. El sur de Europa es el mercado que, a priori, miran todos los fondos de inversión y, de forma preferentemente el español, por su madurez y atractivo, que contrasta con la poca seguridad jurídica de Italia y la inexperiencia de Portugal. Las plusvalías que ofrece España son difíciles de encontrar en otras partes de Europa debido al momento de crecimiento económico por el que atraviesa el país.
El informe hace hincapié en que no hay que olvidar el potencial de África, continente donde el 1% de su población es millonaria, y que puede llegar a tener un papel destacado en la inversión inmobiliaria en un futuro próximo. Más en detalle, Barcelona y Madrid empiezan a estar saciadas de inversión por la gran cantidad de dinero invertido, hecho que conlleva que el precio de los activos incremente. La mayoría de los inversores en Madrid proceden del centro y del sur de América mientras que los europeos y asiáticos se decantan por Barcelona. La evolución de la inversión en Barcelona y Madrid, en este sentido, es positiva aunque habrá que prestar atención a su desarrollo en un plazo de 24 meses puesto que existe un riesgo real de saturación del mercado por exceso de dinero. Una muestra de que el mercado de inversión inmobiliaria resulta cada vez más atractivo para los distintos actores de mercado es el interés mostrado por parte de aseguradoras y fondos institucionales, orientados a operaciones de bajo riesgo.
Según destaca el informe, el mercado de inversión inmobiliaria en España ha alcanzado los 14.000.000 € al cierre de 2016, resultado muy positivo para el sector.  En Madrid se han decantado con más fuerza por el sector oficinas y grandes centros comerciales mientras que en Barcelona han apostado por la logística  y residencial, por su rentabilidad y por tratarse de una ciudad polifacética (ferias, turismo, negocios, actividades culturales, etc.).